¿Quieres saber más?:

Marisa Fernández

Lleva más de 25 años dedicada al estudio de la alimentación natural impartiendo cursos de cocina natural a personas interesadas en mantener su salud a través de la alimentación, utilizando para ello ingredientes biológicos naturales. Conferenciante habitual y escritora de artículos relacionados con la alimentación ecológica, participa en espacios radiofónicos y de televisión. Ha presentado para la cadena de televisión española denominada “Canal Cocina” 20 programas titulados “Naturalmente Light”. Colabora, asimismo, como consultora-asesora de diferentes centros y restaurantes relacionados con la salud.

Marisa Fernandez“Ya, desde muy pequeña, era consciente de la relación que existía entre salud y alimentos, así que gracias a mi madre, que es quien me fue instruyendo en el arte de la cocina, me fui adentrando en los secretos de la gastronomía. Me encanta la alquimia en la cocina, las posibilidades que tiene, la combinación de ingredientes y la satisfacción que me produce compartir estos conocimientos con las personas que al igual que yo sienten que la alimentación es mucho más que comer.”

 

Creo que la comida, si esta rica, también hace que nos sintamos felices, por lo que salvo excepciones por motivos de salud en momentos puntuales en que se tenga que seguir una dieta estricta,“Existe un relación importantísima entre salud y alimentos” la comida no debe ser una tortura china. Debe proporcionarnos placer y quizás ese es unos de los problemas que mucha gente se encuentra cuando se quiere introducir en esta alimentación porque piensan que esta comida no les va a gustar. Todo lo contrario : esta comida es a la vez de deliciosa rápida y fácil de hacer. Actualmente me dedico a impartir conferencias explicando la filosofía de esta alimentación así como a transmitir mis conocimientos a través de mis cursos.

Es terapeuta, especialista en cocina natural y energética, y ha realizado estudios de Naturopatía como el shiatsu, reflexología podal, terapia de Flores de Bach, quiromasaje, kinesiología holística, masaje metamórfico, sujok (acupuntura coreana), cocina natural y energética y cocina curativa.

Comer para vivir

El alimento es uno de los factores más importantes en nuestra vida y nos permite mantener nuestra salud física, mental y espiritual.

aguacate

Cada vez hay más estudios que demuestran la relación existente entre lo que consumimos y cómo nos comportamos. En la medida en que tratamos bien nuestro cuerpo, nos responde proporcionándonos bienestar. Si comemos de forma equilibrada nos sentimos mejor y nos relacionamos con lo que nos rodea de una forma más natural. Comer de forma adecuada nos aporta más estabilidad en nuestra vida, incrementando nuestra armonía interna.

“Lo que somos es el resultado de lo que comemos: nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestras emociones están estrechamente relacionadas con lo que hemos ingerido a lo largo de nuestra vida.”

Poco a poco, nos hemos ido apartando del verdadero fundamento de la vida que es “comer para vivir” y no “vivir para comer”, como actualmente hacemos.

Una cosa es comer y otra muy diferente alimentarse. Pero le damos una importancia muy relativa a este hecho: ni siquiera en el colegio se enseña como alimentarse correctamente. Hoy todo el mundo tiene prisa y cada vez hay menos tiempo para preparar la comida.

La mayoría de la gente opta por consumir comida rápida, enlatados o precocinados. Si a esto le añadimos los tratamientos que sufren hoy en día los alimentos—pesticidas, estabilizantes, colorantes, edulcorantes… no debe extrañarnos que tengamos una alimentación muy desequilibrada y que incluso podamos sufrir enfermedades a causa de ello.

¿Cómo deberíamos comer?

El ser humano necesita tomar energía de los alimentos para construir o reparar su propio organismo. Nuestra alimentación debe ser lo más variada posible utilizando los nutrientes que los propios alimentos nos ofrecen: hidratos de carbono, lípidos, proteínas, vitaminas, minerales y agua. Asimismo, deberíamos tomar preferentemente los alimentos de la propia estación, es decir, los que nos ofrece la naturaleza en cada momento, pues son los que necesitamos. No tiene ningún sentido tomar en invierno alimentos que nos “enfríen” y tomar en verano los que nos “calientan” nuestro cuerpo. Un plato equilibrado debería reunir todos estos componentes: 50% de cereales integrales, 30% de verduras, 15% de proteína, 5% repartido entre algas, semillas, frutos secos, etc…

 
advert
Ad